GRAFÓLOGOS Y EL "RIGOR" TELEVISIVO


Hace ya algunas semanas que llegó una carta a un programa de televisión manuscrita por la mujer que le quitó la vida al pequeño Gabriel.
(Me permito este inciso para enviar desde aquí mi abrazo a los padres del niño compartiendo su enorme sentimiento de pérdida irreparable, con el ferviente deseo de que puedan convertir los preciosos años vividos con su hijo en un generador de alegría íntima, y que los bellos recuerdos empujen cada uno de sus pasos para que puedan seguir caminando, y pido perdón de antemano por adosar este comentario, para ellos contaminante ya que como es comprensible quieren salvaguardar la memoria de su pequeño eliminando cualquier alusión a su asesina.)
Prosigo: En la tertulia de dicho programa se encontraba un psicólogo con conocimientos de grafología, la carta era de arrepentimiento; tras su lectura los contertulios especularon desde un principio con la falta de sinceridad que tenían las palabras que dicha carta contenía, y todos los participantes dieron por sentado que el fin que buscaba la protagonista, sin duda –según ellos- aconsejada por su abogado, era reducir la condena; resultó evidente que el carruaje previo con todo lo retransmitido en televisión pesaba; no voy a entrar en las evidencias entre asesinato u homicidio, que quedaron más que claras, ni siquiera en mi propia sentencia, pero vamos a imaginar por un instante que no se tratase de ella, de Ana Julia y que le entregaran al experto un texto escrito a mano por cualquier otra persona que él no conociera con antelación y que contuviese las mismas grafías, sin tener en cuenta el contenido, ¿cambiarían sus conclusiones?
Concretaré para que se entienda lo que intento decir. El grafólogo se fijó especialmente en que la carta había sido escrita por entero en letras mayúsculas, y otro de los componentes que se hallaban sentados alrededor de la mesa subrayó que estaba escrita por una sola cara y en dos folios, al parecer el detalle también refleja –a juicio del “experto”- algún desorden mental, la propia presentadora aclaró que se trataba de dos epístolas distintas, y que por ello ambos folios aparecían separados, pero les dio igual, el psicólogo con conocimientos de grafología extrajo toda una retahíla de disfunciones psicopáticas a partir del hecho de que la misiva estuviera confeccionada con mayúsculas. En ese momento pensé que yo misma, que no tengo dificultad para hablar sin mirar papeles, cuando he ido a la radio, o me han propuesto algún encuentro o evento en el que he de hablar en público, escribo lo que voy a expresar en mayúsculas de gran tamaño como si se tratara de mi cue, o teleprómpter particular, y lo hago así entre otras razones porque el papel me da seguridad y me parapeta y protege, tanto si lo uso después como si no, aclaro para los ingenuos que nadie improvisa, todo el mundo se aprende el bolo previamente escrito y lo ensaya en silencio, artistas, periodistas, conferenciantes, profesores, alumnos por si les sacan a la palestra o tarima para dar la lección… o retiene en la memoria las líneas maestras para que le sirvan como recordatorio que ayuda a tirar del hilo, porque al contrario de lo que piensa una gran mayoría de personas la palabra escrita es una muestra de respeto, que busca la precisión del lenguaje y en mi opinión es absurdo devaluar a alguien que lee sus propios textos; también preparo mis escritos por una sola cara y deslizo hacia un lado el folio dejando a la vista el siguiente porque así el micrófono no recoge el sonido que se produce al darle la vuelta al papel, ni distraes la visión de quienes están a tu lado o frente a ti con el movimiento de brazos, pero los principales motivos por los que monto esa pequeña parafernalia son que veo menos que un gato de escayola, y que si no estoy en confianza prefiero esconder la timidez entre renglones. De modo que me asusté un poco al ver y escuchar las deducciones del psicólogo La presentadora también le dijo entre risas que nunca le iba a dar nada manuscrito por ella. Hace tiempo que la artrosis en general y la rizoartrosis de mis pulgares en particular me machacan y anquilosan los dedos, y mi letra ha variado, en el teclado cuesta menos, si ese detalle se desconoce vaya usted a saber qué terribles intenciones o delitos me podrían atribuir, añadiré que como deferencia, algunas personas de letra ilegible en minúscula optan por la de palo para que los demás puedan entenderla. Bromas aparte, lo que quiero indicar es que supongo que la grafología es una disciplina seria pero no autónoma y que probablemente requiere la compañía de otros estudios porque no constituye el suero de la verdad por sí misma. No estamos dentro de los demás para saber si se arrepienten sinceramente o no de los males que infligen, pero aunque en estos momentos no sea muy aplaudido mi deseo, me gustaría que la asesina de Gabriel, cumpliera con la justicia, pero también que se arrepintiera de verdad en su interior, porque la contrición acarrea el remordimiento que es tremendamente doloroso y éste conduce a la catarsis y por tanto a la purificación.
La verdad es que siempre ando perdida en las fronteras y matices, me preocupa no saber establecer la diferencia entre justicia o venganza, entre linchamiento o reivindicación, que me falten datos… y me detengo a cada paso aun siendo mujer de acción, y me invade la desconfianza, y eso no me ocurría antes, y si encima das por buenas sin comprobarlas las pequeñas cosas de este tipo porque aparecen en la pantalla de tu televisor que le da una pátina de credibilidad al "charlista" titulado de turno pues apaga y vámonos porque apañados estamos.
Con independencia de que si robas unas cremas, falsificas documentos, y colaboras en asuntos corruptos tengas que apencar con las consecuencias, (cleptomanías y neurosis aparte que ya te tratarán dentro o fuera de las rejas, si es que vas o no a prisión) no me gustaría que alguien fuera a la cárcel por los cadáveres que guardan en los frigoríficos periodistas carroñeros al servicio de… querría que fueran por la realidad palpable y demostrada del delito que han cometido, del mal que han hecho. Es muy triste pensar que si no hubiera conflicto de intereses no nos enteraríamos de casi nada, de vez en cuando nos arrojan las migajas para que calmemos la sed de conocimientos y nos damos por conformes. Desearía que la vida fuera más nítida y que no me hubiesen destruido la fe. Que la política no fuese el vehículo hacia el poder y que éste no atrajera y acogiera a personas con serios problemas psicopáticos en un lugar “oKupado” ex profeso para dar rienda suelta a la megalomanía, la soberbia, la frialdad, la indiferencia, el latrocinio… y es que se han apoderado del espacio de todos pensando que el corral es sólo suyo y no entiendo por qué hay que estar recalcandoles a cada minuto que sirven a… no que se sirven de…, nos hemos dejado arrebatar el concepto: mandamos nosotros, los electores, y no se nos puede faltar al respeto, ni al bolsillo, no está permitido meter mano en la hucha colectiva, porque robar en cualquiera de sus rudas o sofisticadas formas ¡¡¡¡es delito!!!! y paradójicamente estamos gritando de nuevo y sin saberlo ¡Vivan las cadenas!; todo está invertido, y admiro a los pocos que lo tienen claro e incansables se desgañitan, y apelo aunque parezca que me subo a un púlpito -que también está ocupado por fariseos- a la bienaventuranza que dice “Bienaventurados quienes tienen hambre y sed de justicia porque de ella serán saciados”, já, hasta a Jesús le llevan la contraria, y por ahí andan los santos ateos intentando apagar la sed mientras acarrean cubos hasta el agotamiento aguantando improperios. En fin… se trata de que esto tan raro y que está tan del revés en las cabezas abducidas cambie, no de entrar en el cercado para formar parte del chiringuito dando la espalda a quienes quedamos fuera, deseo que tenga arreglo y encontrar a quien me explique por qué pasa lo que pasa en nuestro país, eso sí, que no lo haga un grafólogo de la tele con ganas de rellenar silencios más elocuentes. Habrá que pedirle a Berlanga que baje y se los lleve a todos a la cárcel a ver si allí les entra la cordura y hacen acto de contrición, y mientras ellos están encerrados pues nosotros nos ocupamos de poner orden en cada uno de los armarios aunque sea con el método Kon Mary.
Un abrazo.
Pili Zori

No hay comentarios:

Publicar un comentario